LEY MARCO DE LA MADRE TIERRA Y DESARROLLO INTEGRAL PARA VIVIR BIEN

La presente Ley tiene por objeto establecer la visión y los fundamentos del desarrollo integral en armonía y equilibrio con la Madre Tierra para Vivir Bien, garantizando la continuidad de la capacidad de regeneración de

los componentes y sistemas de vida de la Madre Tierra, recuperando y fortaleciendo los saberes locales y conocimientos ancestrales, en el marco de la complementariedad de derechos, obligaciones y deberes; así como los objetivos del desarrollo integral como medio para lograr el Vivir Bien, las bases para la planificación, gestión pública e inversiones y el marco institucional estratégico para su implementación. 

La presente Ley tiene alcance en todos los sectores del nivel central del Estado Plurinacional de Bolivia y de las entidades territoriales autónomas en el Marco de las competencias asignadas en la Constitución Política del Estado, la Ley N° 031 Marco de Autonomías y Descentralización “Andrés Ibáñez” y la Ley N° 071 de Derechos de la Madre Tierra.

Se constituye en Ley Marco y de preferente aplicación para el desarrollo de leyes específicas, políticas, normas, estrategias, planes, programas y proyectos.

 LEY DE  DERECHOS DE  LA  MADRE TIERR

 

La  presente Ley  tiene por objeto reconocer los derechos de  la  Madre  Tierra,  así  como  las  obligaciones  y  deberes  del  Estado  Plurinacional  y  de  la sociedad para garantizar  el respeto de estos derechos.

Los principios de  obligatorio cumplimiento, que  rigen la presente ley son:

1. Armonía.   Las   actividades   humanas,   en   el   marco  de   la   pluralidad  y   la diversidad,  deben   lograr equilibrios dinámicos  con   los  ciclos  y   procesos inherentes a la Madre Tierra.

2. Bien  Colectivo. El interés de la sociedad,  en el marco de los derechos de la Madre  Tierra,  prevalecen en  toda  actividad  humana  y  por  sobre  cualquier derecho adquirido.

3. Garantía de  regeneración de  la Madre  Tierra.  El Estado  en sus diferentes niveles y la sociedad,  en armonía con el interés común, deben garantizar  las condiciones necesarias para que  los diversos sistemas de  vida de  la Madre Tierra             puedan     absorber    daños,     adaptarse    a     las     perturbaciones,    y regenerarse sin alterar significativamente   sus características  de  estructura  y funcionalidad,  reconociendo  que  los  sistemas de  vida  tienen  límites en  su                   capacidad  de  regenerarse, y  que  la humanidad  tienen límites en  su capacidad de revertir sus acciones.

4.  Respeto   y   defensa   de    los    Derechos   de    la   Madre    Tierra.    El   Estado   y cualquier persona individual o  colectiva respetan, protegen y  garantizan los derechos de  la Madre Tierra para el Vivir Bien de las generaciones actuales y         las futuras. 

5.  No  mercantilización.  Por  el  que  no  pueden  ser mercantilizados los sistemas de   vida,   ni   los  procesos  que   sustentan,  ni   formar  parte  del   patrimonio privado de nadie.

6.  Interculturalidad. El  ejercicio de  los derechos de  la Madre  Tierra requiere del reconocimiento,  recuperación,  respeto,  protección,  y   diálogo  de   la diversidad de      sentires,     valores,     saberes,     conocimientos,     prácticas,                 habilidades, trascendencias,   transformaciones,     ciencias,   tecnologías   y normas,  de  todas  las  culturas del  mundo  que  buscan  convivir en  armonía con la naturaleza.

 

Adjuntos:
ArchivoTamaño
Descargar este archivo (Ley Nº 071.Pdf)LEY DERECHOS DE LA MADRE TIERRA25 kB

REGLAMENTO DE FUNCIONAMIENTO DE LA APMT

 

El presente Decreto Supremo tiene por objeto reglamentar el funcionamiento de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, sus mecanismos de operación y la modalidad de fideicomiso del Fondo Plurinacional de la Madre Tierra

Para efectos del presente Decreto Supremo se entenderá por: a. Adaptación. Es el ajuste en los sistemas de vida de la Madre Tierra en respuesta a los impactos del cambio climático, por el que se promueven las condiciones, capacidades y medios para prevenir y minimizar los daños y riesgos asociados al mismo y que promueve sus oportunidades y beneficios para proteger y defender la Madre Tierra y todas sus formas de vida; b. Bosques. Integran toda forma de vegetación en armonía y equilibrio con la Madre Tierra, tienen funciones múltiples integrales y se componen de sistemas de vida interrelacionados e interdependientes, reconociendo las áreas deforestadas y las que podrían ser forestadas y reforestadas; c. Cambio Climático. Es el cambio de clima atribuido a la actividad humana a través de los procesos industriales históricos de los países desarrollados que han alterado la composición de la atmósfera y afectan a la variabilidad natural del clima, los procesos de regeneración natural y la vida de la Madre Tierra; d. Mitigación. Es el control y reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero – GEI, que causan el cambio climático, en el marco del principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y de la justicia climática para reducir el impacto del cambio climático global; e. Resiliencia. Es la capacidad de un sistema de vida de absorber las alteraciones sin perder su estructura básica o sus modos de funcionamiento, pudiendo existir procesos de resiliencia en diferentes dimensiones: social, cultural, económica y ecológica; f. Mecanismo: Es la instancia operativa de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra; tiene carácter técnico metodológico y financiero, realiza acciones en las áreas de mitigación y adaptación al cambio climático, y actúa a través de redes de articulación y coordinación intra e inter gubernamental e instancias de implementación. 

Adjuntos:
ArchivoTamaño
Descargar este archivo (decreto_supremo_nro_1696.pdf)Decreto Supremo 1696123 kB

 

 

 

 

 

 

 

INVENTARIO DE EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO DE BOLIVIA 2002 - 2004

En el marco de la Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, llevada a cabo en Río de Janeiro (Brasil) en junio de 1992, ciento quince países firmaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), que fue ratificada por Bolivia el 25 de julio de 1994, se ha llevado a cabo el inventario de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de Bolivia de los años 2002 y 2004.

Este documento es un esfuerzo del Estado Plurinacional de Bolivia para cumplir con los compromisos adquiridos en la firma y ratificación, aunque no obligada, de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). En este contexto, el documento que se pone a disposición de la comunidad nacional e internacional, favorece a:

a) identificación de los GEI producidas por las  actividades existente en el contexto nacional, además de sus fuentes y sumideros, 

b) la determinación los niveles de emisión de estos gases y  consecuentemente permite evaluar políticas nacionales y de planificación del desarrollo sostenible del país, los cuales evidentemente deberían, 

c) ayudar las instituciones del país a preparar insumos para el inventario de GEI e identificar oportunidades de reducción y/o mitigación de emisiones.

Los resultados de este trabajo han involucrado tanto a entidades estatales como privadas, identificadas como las fuentes de GEI y las categorías principales de fuente de nuestra Bolivia. 

Así mismo, este documento comprende, un compendio de las  emisiones provenientes de las actividades generadoras agrupadas en seis sectores:

 a) Energético, 

b) Procesos Industriales, 

c) Uso de solventes y otros productos,  

d) Agrícola, 

e) Uso de la Tierra y Cambio de Uso de la Tierra y Silvicultura, y

f) Residuos.  

También se muestra un análisis de incertidumbre de los resultados y de las principales fuentes de emisión que dan un carácter de transparencia, consistencia, y comparabilidad al documento, tal como lo exigen las metodologías del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), que han sido aplicadas en todo el desarrollo del presente trabajo.

Finalmente se destaca la cooperación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que ha administrado los recursos provenientes del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés), permitiendo la generación del proyecto de la Segunda. 

Comunicación Nacional de Bolivia en el cual se inscribe el presente trabajo.